Convención LibreOffice LATAM: Día -1

Voy en el segundo vuelo de tres que debo completar antes de llegar a Asunción (Paraguay). He aprovechado en el primer vuelo de avanzar trabajo en un proyecto del que les conté hace un tiempo, y ahora escribo antes de que pase mucho tiempo sin actualizar con respecto a mis días previos a la convención de LibreOffice.

Como les comenté hace poco, es mi primer viaje en avión y todo lo que ha pasado hasta ahora ha sido nuevo para mí, aunque he mantenido el temple para no llamar la atención de nadie todo lo que he podido ver desde al aire me ha maravillado. Aunque para ser mi primer vuelo, y un primer vuelo sobre la Cordillera de Los Andes, creo que no me esperaba las turbulencias que hubo en esta ocasión; es entendible, el tiempo estaba un poco malo.

Bien, con respecto a mis colegas que también estarán en la convención, he podido saber a través de nuestro grupo en Telegram que ya varios han llegado a la capital Paraguaya, lo que me llena de ansias por llegar pronto y hacer historia en LATAM junto a los conferencistas y asistentes a esta primera (espero que de muchas) convención de LibreOffice.

Llevo bastante tiempo trabajando con software libre, y es un trabajo voluntario que me ha otorgado muchas satisfacciones tanto a nivel personal como profesional. El proyecto que voy a exponer lleva casi dos años de ejecución y ha requerido de mucho esfuerzo y dedicación tanto míos como de la gente que trabaja conmigo (Directivos, Docentes y Asistentes de la Educación del Colegio Helvecia) y proyecto que nos queda mucho camino por recorrer.

Mostrar LA alternativa en materia de sotware a una población educativa con alta vulnerabilidad socioeconómica ha sido una de las mejores experiencias que haya tenido durante el tiempo que llevo trabajando en el colegio. Son gente que no pagará licencias privativas, y no porque no quieran sino porque no pueden desembolsar en promedio USD$200 cada año (como mínimo) para mantener al menos su sistema operativo y sus aplicaciones de oficina funcionando; y hablo de que con ese monto quedarían funcionando a medias, porque esos costos son por las versiones básicas del software.

Cuando un niño o joven sólo ha oído hablar acerca de PhotoShop o de Adobe Audition, le parece algo increíble poder tener las mismas prestaciones de manera libre y gratuita; para reemplazar PhotoShop tenemos GIMP y para reemplazar Adobe Audition tenemos Ardour, y así podría seguir con una lista inmensa de sotware que uso y que es capaz de reemplazar sin problemas a esos programas que te cobran, te multan y además (lo más horrible de esto) condiciona el uso del programa por el que estás pagando.

¿Les comenté que como suite ofimática uso LibreOffice? Era que no…

Al llegar a Buenos Aires, me recibe un querido amigo de la familia, quien me “aloja” (entre comillas porque en realidad no pensamos dormir hasta tomar mi siguiente vuelo) y me atiende como a un rey, con hamburguesas y unas Quilmes bien heladas, eso seguido de unos mates bien conversados. Sin palabras para agradecer la hospitalidad de Marcelo Sain durante mi corta escala por la capital argentina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *